Logo Los LLanos Vital

Moviendo cuerpo y mente. Más importante a medida que cumplimos años

Residencia mayores, centro día mayores, actividades mayores, personas mayores, salud mayores, Los Llanos Vital, salud mayoresParte fundamental de un estilo de vida saludable es el ejercicio. Moverse, ejercitar nuestro cuerpo y mente. A medida que envejecemos es más importante practicar una actividad física de manera regular para mantener la movilidad articular y reforzar la musculatura. De este modo se reduce e incluso se evita el deterioro físico y podrá conservarse una capacidad funcional óptima. Los expertos recomiendan que en edades avanzadas se practiquen ejercicios de fuerza, flexibilidad y equilibrio entre 2 y 7 veces por semana. La práctica de actividad física incide de forma fundamental sobre aquellos sistemas a los que más afectan el proceso de envejecimiento, como el musculoesquelético, el cardiovascular y el respiratorio.

El sedentarismo propicia la aparición de enfermedades asociadas a la edad como la diabetes tipo 2, la arterioesclerosis, la osteoporosis y otras dolencias crónicas. Hacer ejercicio de forma habitual cuando se es mayor aumenta la probabilidad de evitar caídas o de que si éstas se producen, reducir sus consecuencias. No importa si se ha sido deportista en la juventud o si se comienza ya de adulto o incluso en la tercera edad. Cualquier momento de nuestra vida es bueno para iniciarse.

En Los Llanos ofrecemos un amplio abanico de actividades físicas, individuales y grupales, orientadas a mejorar o mantener la movilidad, el equilibrio, la higiene postural y la recuperación de lesiones como las fracturas de cadera o los problemas neurológicos.Residencia mayores, centro día mayores, actividades mayores, personas mayores, salud mayores, Los Llanos Vital, salud mayores

Hay que tener en cuenta que el ejercicio físico en las personas de edad avanzada no sólo proporciona un beneficio en el aspecto físico, sino también en el mental, contribuyendo a mantener e incluso mejorar las capacidades cognitivas y un estado de ánimo positivo, logrando con ello una mejor calidad de vida y mayor autonomía. Así lo demuestra numerosos estudios e investigaciones científicas (ej The Lancet).

Cuando nos referimos a mantener una actividad física hablamos tanto del ejercicio propiamente dicho en cualquier intensidad –paseos caminando o en bicicleta, natación, juegos, deportes o ejercicios programados– como de las desarrolladas en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Residencia mayores, centro día mayores, actividades mayores, personas mayores, salud mayores, Los Llanos Vital, salud mayores

Según los expertos, lo más adecuado es que a partir de los 65 años, al menos se lleve a cabo una actividad física moderada durante un total de 150 minutos semanales o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de ambas. En el primer supuesto, se aconseja que al menos se hagan intervalos de 10 minutos cada uno a lo largo de la semana, por ejemplo realizando 30 minutos de actividad de intensidad moderada cinco veces a la semana. En los casos con movilidad reducida se recomienda realizar actividades físicas para mejorar el equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana. En los casos en el que el estado de salud no permita realizar la actividad física recomendada, los mayores deberán mantenerse físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

Suele enfatizarse sobre la conveniencia de practicar ejercicio físico. Sin embargo, es cada vez más evidente que ya con sólo reducir la cantidad de tiempo que los mayores pasan sentados se producen importantes beneficios cardiovasculares. En cualquier caso, el objetivo final es sobre todo movilizar las articulaciones para que sigan vigentes y ejercitar la flexibilidad y la elongación para sentirse ágiles, seguros y autónomos.

Deja un comentario

*