Terapia con muñecos para personas con demencia

En Los Llanos Vital estamos continuamente alerta ante nuevas iniciativas, proyectos y terapias que puedan beneficiar a los mayores. La innovación en el ámbito de la salud y en el de los cuidados de las personas es fundamental, y es una de las claves de nuestro desarrollo como Centro. Una muestra de ello lo tenemos en una de las últimas actividades que estamos realizando: terapia con muñecos para personas con demencia.

Y…¿Qué es esto de la terapia con muñecos? – te estarás preguntando-.  Pues bien se trata de una terapia en esencia sencilla pero que ofrece resultados muy positivos y que parte de una necesidad tan básica como el apego: ese vínculo emocional con una persona que perdura en el tiempo y que en las personas con demencia que se encuentran ingresadas suele perderse por distintas causas. 

Beneficios de la terapia con muñecos

Está demostrado empíricamente que un uso prudente y consciente de los muñecos ayuda a mejorar el bienestar de las personas con demencia, por su significado simbólico. Así, las personas que realizan esta terapia tienen de nuevo la posibilidad de participar en una actividad que refleja los roles de su pasado volviendo a cuidar en lugar de ser cuidado. Además de ser muy accesible, proporciona bienestar, favorece la comunicación y la expresión y cubre las necesidades afectivas de quienes la realizan. Por ello nuestra terapeuta, Ana Sanz, se ha formado para iniciar la terapia en Los Llanos Vital.  

Desarrollo de la terapia

El primer paso es determinar qué usuarios son los más idóneos para participar en la actividad. Para ello realizamos una evaluación previa en la que valoramos el estado de la persona: si puede oír, hablar, sentir, tocar, dar y recibir amor…En definitiva, valoramos sus habilidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales. También es necesario un conocimiento previo de la historia de la persona, de su pasado y presente. En el caso de Los Llanos Vital, es nuestra Terapeuta Ana Sanz quien realiza esta valoración y determina si esa persona es acta para participar en la terapia. Ana Sanz también es la encargada de informar a los familiares para que en todo momento estén al tanto y puedan ser partícipes de la terapia.

Por otro lado, destacar que no vale cualquier muñeco. Se trata de muñecos de unos 40/50m de longitud, sin partes extraíbles ni pilas, sonidos o baterías, que puedan lavarse con facilidad y tengan el cuerpo blando y cabeza o extremidades sólidas.

Pautas de utilización de los muñecos

En cuanto a las pautas, hay que ofrecer a los usuarios oportunidades para su uso, que tengan disponible siempre un muñeco pero supervisando su utilización para comprobar el modo en el que interactúan con él. Determinar si se trata de un muñeco o de un bebé dependerá de cada persona, y los profesionales respetan la identificación que los usuarios hagan de cada muñeco y así se les tratará por todos. Para ello los profesionales de Los Llanos han realizado diferentes sesiones de formación para poder impartir correctamente esta terapia. 

En definitiva, no se trata de infantilizar a los usuarios, ni de sustituir con muñecos el tiempo de atención personal. Se trata, entre otras cosas, de dar a las personas con demencia la oportunidad de volver a sentirse útiles, dar y recibir amor. 

Deja un comentario

*